Escribí esto el lunes 18 de marzo pero para no hacer spoiler lo publico hoy.

Todo el mundo hablaba hoy del capítulo final de la segunda temporada de Girls y claro mis expectativas -esas que tanto han creado las frustraciones de mi vida- se volvieron a derrumbar.

Después de una temporada de altas y bajas, de Lena escribiendo en unos capítulos sí y en otros no, de episodios geniales y coherentes, llegamos hasta hoy, con un capítulo final muy propio de los finales de Hollywood.

Para creer en Disney/Hollywood ya estoy muy grande y hoy me sentí defraudada, sin embargo, entiendo el por qué a tanta gente le resulte súper conmovedor el final de temporada de Girls y, es simplemente, porque en momentos de desesperación y vacío, todos ansiamos ser rescatados.

image

Todos en el proceso hacia la madurez, ese salir del púber, nos hemos enfrentado a la soledad constante, a que si se te baja la tensión en plena calle y estás solo, nadie te salvará. Sí entiendo eso, entiendo y comparto el sentimiento de soledad, de tener que valerse por sí mismo, que asusta y acojona, por mucho que la gente lo cubra con éxito profesional y dinero, sí,  es jodido. Lo que me parece inaceptable, es reciclar al príncipe azul. No, señoras, el príncipe azul, ni es azul ni existe. Nadie rescata a nadie de la nada en la contemporaneidad, menos aún, si hiciste que tu novio lo pisara un coche y además le dijiste que no querías estar con él cuando te declaró su amor (revisiten los primeros capítulos de la temporada).

Es comprensible, que lo que Pandora dejó en la caja, el marketing lo use en todos lados. En este capítulo la esperanza se ve humanizada en Adam y Charlie como príncipes azules, a pesar de no ser tan azules como nos hacen creer en la última media hora. Vale acotar, para no pasar por cínica, que hay hombres muy buenos y galantes que pueden hacer cosas súper románticas, pero no se acepta la desmesura del cliché en la última escena del capítulo final, teniendo en cuenta cómo se han desarrollado los personajes de Hanna / Adam, Marnie / Charlie.

Entender que estas dos parejas se sinceran al final de la temporada es aceptable y verosímil, sin embargo, no ocurre de esta forma ya que llevan 9 capítulos haciéndonos creer algo totalmente distinto; así que si la excusa para llegar a un desenlace era la sinceridad, pudieron dar más indicios.

Esperanzada veré Girls la temporada que viene, más por las ganas de ver una temporada completa con coherencia, por ver capítulos individuales excepcionales como algunos que se pudieron divisar esta temporada que culmina; la volveré a ver y seguiré siendo fan de Lena. Hasta dentro de un año.

image

No seas egoísta, comparte:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •