Bajo la analogía de una Torres Gemelas sucumbidas a niveles subterráneos, se presenta la obra cumbre del director neoyorkino Spike Lee.

Monty Brogan es un traficante de drogas que es atrapado por la policía, antes de pasar su temporada en la cárcel debe enmendar parte de sus errores por un último día en su ciudad natal (New York), ciudad que detesta, la detesta y a todos los rostros que hacen vida en ella, incluso a sus dos mejores amigos de la infancia, con quien, aun con 31 años de edad, sigue teniendo contacto.

image

Así se presenta la obra cumbre del director Spike Lee, realzando al trió de la  amistad masculina como valor suficiente para que la cinta llegue a nervios más personales dentro del espectador.

Este pareciera darle más poder a la película, como ya hemos visto en otras obras cinematográficas como Los Tres Amigos (junto con su versión real y su versión animada), Dazed and ConfusedSuperBad, entre otras. Esta fórmula parece realzar las bases de la amistad, donde en una especie de triángulo equilátero, todas las partes tienen sus defectos y virtudes, pero en sí, logran un equilibrio, incluso ha sido adaptada a cintas de corte femenino (como Spring Breakdown, The Sweetest Thing).

Brogan, hijo de un bombero irlandés, siempre ha tenido excelentes habilidades sociales, lo que lo llevo a conseguir el camino del tráfico como una vía llevadera para mantener un buen estilo de vida, sin haber terminado incluso el bachillerato.

Slaughtery (Barry Pepper), de padres irlandeses por igual, es un corredor de bolsa con mucho éxito, adicto a las fiestas, alcohol, y creador de una estadística que sirve para conocer que tan solicitado puede ser un soltero en la ciudad de la manzana grande (la escena en la que explica esto es una genialidad).

Y Jacob (Philip Seymour Hoffman), de familia adinerada judía, es un profesor de literatura, en el mismo colegio donde estudio, encerrado en un estilo de vida introspectivo, con muchos miedos, mientras se enamora desde lejos de una de sus estudiantes.

image

Los tres son diferentes entre sí, pero se complementan, y se prometen de alguna manera u otra, mantener su amistad independientemente de la estadía de Monty en la cárcel.

Esa última noche, los tres experimentarán una serie de situaciones límites, cortas, pero limites, donde todos aquellos que han tenido una triada de amigos parecida se sentirán identificados, consiguiendo la representación de esos momentos en los que la amistad se comienza a derrumbar para presentar finalmente dos caminos, el termino o la continuación.

No solo el dialogo de la estadística de Slaughtery es genial, en 25th Hour hay momentos que brillan por la delicada actuación de la mayoría de sus miembros. Hoffman y Pepper comparten pantalla creando escenas extraordinarias, dejando para el imaginario actoral una de las mejores interpretaciones de ambos y recordando cada vez más el increíble legado del primero.

25th Hour además de examinar el valor de la amistad, también sirve para catarsis para todas aquellas personas que vivan relaciones de amor y odio con su ciudad, dejando una escena clave donde Brogan insulta a todos los rostros de su ciudad natal como ya mencione, no sin antes, insultarse a él primero por desperdiciar su vida, todos elementos que seguro podrían identificarse muchos y muchas.

La cinta, dirigida por Lee, está basada en la novela homónima de David Benioff (muy recomendada), quien además escribió el guión y también es uno de las piezas claves en la adaptación de la serie de novelas Game of Thrones para HBO.

No seas egoísta, comparte:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •