Los Estados democráticos son el común denominador en el mundo. Por desgracia, otros pocos no lo son. Yo vengo de uno de ellos…