La primera mujer que pisó la faz de la tierra disfrutaba del sexo. Al menos esto es lo que sugiere la interpretación rabínica…