Siempre diré que entre las mejores cosas que me dejó vivir tres años en Bogotá están un inmenso agradecimiento por los cielos azules…