Siempre he pensado que, aunque no se trate de un acto consciente, en los diarios íntimos escribimos para otros y no para nosotros…