En la década de 1970 comenzó la politización de las experiencias personales de las mujeres y se introdujeron cuestiones como el derecho al placer sexual, el derecho a decir “no”, el lesbianismo político, debates sobre el aborto, la violación, el abuso sexual, la pornografía, el acoso sexual y la prostitución dentro de la arena política.

Desde entonces la sexualidad y el placer femenino se han vuelto más importantes dentro de los estudios sobre la mujer.

Sexólogos como Sherfey, Kaplan, Fisher, Masters y Johnson descubrieron que las capacidades orgásmicas ilimitadas de las mujeres están asociadas con el clítoris. Esta evidencia demostró que el énfasis en el orgasmo vaginal como natural y superior estaba privado por lo que debe ser la sexualidad femenina según la visión masculina.  En el ensayo El mito del orgasmo vaginal (New England Free Press, 1972), la feminista Anne Koedt afirmó que las mujeres se han definido sexualmente así mismas en términos de lo que agrada o no a los hombres. “Nuestra propia biología no ha sido analizada adecuadamente” afirmaba Koedt. En cambio, nos alimenta el mito de la mujer liberada y su orgasmo vaginal, un orgasmo que, de hecho, según la feminista, no existe.

En los años 70 este argumento se había convertido en un tema crucial en la politización del sexo, ya que  en ese momento se creía que “las mujeres que preferían la estimulación del clítoris a cualquier otra forma de actividad sexual” podían verse “afectadas por la frigidez” y requerirían de asistencia médica.

Los co-autores de Human Sexual Response, Virginia Johnson y William Masters. Imagen de Time Magazine

¿Cómo definimos el sexo?

A pesar de haber descubierto el orgasmo desde el clítoris, Masters y Johnson declararon que solo las relaciones sexuales que involucran el orgasmo se pueden ver como “normales”, en donde se supone que el clítoris se estimula automáticamente durante el coito. En contraposición a la teoría de los sexólogos, y defendiendo la estimulación y el orgasmo desde el clítoris, la feminista Alix Shulman afirmaba: “es así como un pene es automáticamente ‘estimulado’ por la ropa interior de un hombre cada vez que este da un paso”.

Con respecto a la capacidad de las mujeres para alcanzar el orgasmo la sexóloga y feminista, Shere Hite, identificó que “del 82% de las mujeres que dicen masturbarse, el 95% puede tener un orgasmo fácil y regularmente”. Basándose en esta evidencia, Hite afirmó que “las mujeres saben cómo disfrutar de sus cuerpos; nadie necesita decirles cómo. No es la sexualidad femenina la que tiene un problema -“disfunción”- sino la sociedad que tiene problemas en su definición de sexo y el papel subordinado que la definición le da a las mujeres“. Con respecto al modelo social de la sexualidad, señaló que “el patrón de predominancia sexual en nuestra cultura explota y oprime a las mujeres… nuestro modelo de relaciones sexuales y físicas es culturalmente -no biológico- definido y puede redefinirse, o no definirse”.

Placer Femenino
De la serie Orgasm Faces de Albert Pocej

Politizar el placer

Aunque el argumento de Hite había sido criticado como “parcialidad política”, su teoría había aumentado la politización de la sexualidad femenina. Por ejemplo, algunas feministas lo llamaron “el clítoris, el mejor amigo de una mujer”.

Hoy en día el mito del orgasmo vaginal todavía afecta a millones de mujeres; en la mayoría de los países la mentalidad tanto sexual como cultural es dominada por el hombre. En contraste a esta dominación, algunos países que han pasado por movimientos feministas que llegan a argumentar que la prostitución puede ser buena para las mujeres, especialmente si desean expresar su “sexualidad” o, si promueven las prácticas y productos de la industria del sexo para mujeres. En la actualidad hay un área completa dentro de varias comunidades de mujeres donde el análisis crítico de la práctica sexual se clasifica como “corrección política”.

Es así que para aquellas que sufren bajo una sociedad dominada por hombres, la libertad es representa como un buen orgasmo.

***

Fotografía de portada: Albert Pocej. Orgasm Faces

 

No seas egoísta, comparte:
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •