Posiblemente la crónica está entre mis géneros literarios preferidos y fue gracias a esa predilección que me tope con Gabriela Wiener por allá en 2012, al leerla en Etiqueta Negra.

Este año, editorial Malpaso se puso en contacto con Culturetas para hacernos llegar “Llamada Perdida”, libro de la misma Gabriela Wiener, editado en 2014 en Perú que la editorial española reedita bajo la colección “Lo real” dirigida por el también escritor, Jordi Carrión.

Mis lecturas de “Llamada Perdida” en el autobús al trabajo me recordaron por qué Gabriela me gusta como cronista y es sencillamente porque va más allá. Así como H. S. Thompson, Wiener se lanza al vacío -algunas veces en paracaídas y otras no- creando desde el punto de vista femenino una serie de relatos nostálgicos, pícaros y algo canallas. Gabriela cuela en mi lectura algo de locura latinoamericana aunada a esa sangre migrante que hace la lectura más emocionante, especialmente para los que al igual que ella, hicimos ese salto de charco de un continente a otro.

A su vez, “Llamada Perdida” presenta un valor autobiográfico esencial para captar lectores. Narrar cómo cuidas a tu hija, haces un trío, te ves fea, odias los cuartos de hotel, te obsesionas con el número 11 o intentas reconciliarte contigo misma desde un curso práctico sobre la muerte, son anécdotas que se convierten en gancho de autenticidad para muchos lectores. Wiener le regala verdades al lector, en las que éste se siente reflejado y, que a su vez, van hiladas por citas muy bien dispuestas de otros autores, de otros relatos, de otras vivencias: un círculo para la crónica perfecta.

En la página 139 del libro, nos encontramos la sección “Llamadas a cobro revertido” y en uno de los dos relatos de esta sección se encuentra esta sentencia lapidaria: “¿Acaso todas tenemos que escribir como Clarice Lispector para merecer un elogio en un suplemento cultural?”. Este juicio circunda el otro punto a favor en “Llamada Perdida” y es esa mirada personal sobre autoras top sellers como Isabel Allende o Corín Tellado. En dos relatos del libro, Wiener las revisita sin juzgar la vena literaria de cada una sino que las muestra como mujeres estandarte de autoridad en nuestro tiempo, recogiendo vivencias de ambas escritoras que podrían perderse de no ser por esta lectura.

Posiblemente me quedo corta en reseñar este libro de crónicas autobiográficas que van más allá de la nostalgia eterna del inmigrante o de experiencias que muchos no se atreverían a contar. Gabriela es canalla y alza el teléfono para marcar un número que lleva el nombre de poder narrativo y al que todos queremos atender.

Si deseas descargarte el primer relato de este libro solo déjanos tu correo electrónico y podrás disfrutar de la descarga gratuita.

Indique su nombre y dirección de correo electrónico para obtener su descarga gratuita.

 

.

No seas egoísta, comparte:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •