Conocí el trabajo de Luna Miguel cuando llegué a España, tanto por su trabajo como poeta, sus columnas de opinión como por su influencia en redes visibilizando proyectos culturales y libros. Este año publicó su primera novela “El funeral de lolita”, una historia que se apropia del personaje de Nabokov, le da una vuelta para encontrar una nueva reflexión.

“El funeral de Lolita” es la historia de Helena, una millennial, crítica gastronómica que viaja de Barcelona a Madrid para asistir al funeral del que fue su Humbert en la adolescencia, Roberto. El muerto en cuestión es su profesor de literatura, el que la convierte en nínfula, en lolita. Para Luna Miguel lo más difícil de escribir esta novela fue la disciplina que conlleva la escritura, además de lograr empatizar con el personaje que estaba construyendo: “Es un personaje que me cae mal, y a veces me era muy difícil empatizar con ella, incluso habiéndola vestido de situaciones y lugares tan parecidos a los que yo he vivido.”

La autora también desea hacer homenajes a escritores latinoamericanos en “El funeral de lolita”, no en vano el personaje de Helena es huérfana de madre una madre colombiana, encarnada por en el personaje de Fernanda Zurita. La decisión de ubicar a la madre de la protagonista en otra geolocalización viene de un viaje al país andino realizado por la autora mientras escribía la novela. “Cuando lo decidí me encontraba en Colombia. Estaba reescribiendo toda la primera parte de la novela y sentí que necesitaba ese vínculo. Conocí a algunas personas que tenían familia en España o en Europa. Pensé que la voz de esas mujeres migrantes me interesaba para Fernanda Zurita, aunque ella aparezca como una pincelada en el libro. Además, la presencia de América Latina también está a través de Raúl Zurita, el escritor, y de Roberto, que aunque es madrileño, lleva ese nombre por Bolaño. Chile y Colombia son dos países que me fascinan y que quiero conocer más a fondo. Ojalá la novela me lo permita”, afirma Luna Miguel.

¿Qué significa ser mujer dentro tu profesión?

Por suerte, significa que cada vez se nos escucha más, se nos valora más, se debate más de tú a tú nuestro mensaje y se recupera más un trabajo que históricamente quedaba en segundo plano u olvidado.

¿Qué parte de tu visión como mujer has aportado a tu trabajo?

Absolutamente toda. Desde el periodismo que practico hasta mi forma de editar, de escribir poemas o narrativa, la presencia de una mirada femenina y cada vez más feminista siempre está ahí. Quizá porque es un espacio en el que aún quedan demasiadas cosas por decir.

¿Qué palabra te define?

Sonará estúpido, pero la palabra con la que más identificada me siento es “madre”.

¿Qué te motiva a escribir, a comunicar?

La posibilidad de aprender.

¿Qué te entristece?

La violencia de estos días. La imposibilidad de diálogo con algunas personas.

¿Qué parte de tu cuerpo te seduce?

Mis canas. Después de tanto tiempo recibiendo comentarios como “insultantemente joven” siento mucho orgullo de poder enseñar canas. A ver si al menos así se acaba el paternalismo.

 ¿Cuál fue el último libro que leíste?

Ça raconte Sarah, de Pauline Delabroy-Allard.

¿Qué mujer te ha inspirado?

En una entrevista en este mismo espacio una de las invitadas dijo que hay que tener cuidado con idolatrar, y pienso lo mismo. Pero igualmente no podría ser quien soy sin el apoyo o la influencia de muchísimas mujeres, ya sean amigas o artistas. Por citar unas pocas: Rosa Molinero, Lucy K. Shaw o Alana Portero. No voy a decir quiénes son o qué hacen, mejor que las busquéis y que las sigáis.

¿Cuál ha sido un error que hoy en día agradeces?

Me arrepiento de aquella época, cuando era más joven, en la que muchas veces decía cosas sin pensar en su repercusión sobre los demás. Cosas sexistas, racistas o clasistas. Leer sobre feminismo me ha llevado a darme cuenta de cuán necesario es pararse dos veces a pensar algo antes de opinar sobre ello.

Si pudieses cambiar el mundo con una palabra, ¿cuál sería?

Uy no. Necesitaríamos más de una palabra para cambiarlo. Que si no a los escritores se nos acaba el trabajo.

Para más información sobre Luna Miguel puedes entrar su Twitter o en su Instagram y empezar a seguirla.

————————————————>

Este nuevo formato de entrevistas en Culturetas se presenta bajo la colaboración gráfica de varias ilustradoras, en esta ocasión de Ivette Díaz y textos de Ariana Basciani, como plataforma para dar a conocer a mujeres que estén involucradas dentro del mundo del arte, el cine, las ciencias, la música, el periodismo o la literatura.

.

No seas egoísta, comparte:
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •