Desde hace unos años para acá Naky Soto se ha convertido en una figura pública en Venezuela debido a sus resúmenes informativos sobre lo que acontece en el país latinoamericano.

Más allá de argumentar o no la crisis que se vive en Venezuela, Naky es ejemplo de lo que puede un individuo llegar a lograr en las redes sociales como marca personal en pro del beneficio de los demás. En los últimos tres meses de protestas en Venezuela, ella junto a su partner in crime Luis Carlos Díaz, han mantenido informada a la población venezolana e internacional a través de hechos contrastados para dejar en claro qué sucede en realidad en la Venezuela pre y post Chávez.

Hoy en nuestra miniviews -algo fuera de regla porque es una entrevista más larga de lo habitual-, les presentamos a Naky Soto, un zaperoco espontáneo.

¿Cómo se presentaría Naky Soto a alguien que no la conoce?

Soy Naky Soto, nací en Caracas cuando no había rejas y vivo aquí a pesar de ellas. Además de leer y escribir, me encanta hablar.

¿Por qué ‘Naky’?
Mi mamá decidió durante su embarazo llamarme Niloa si era niña o Erick si era niño, pero cuando fue a registrarme, mi papá se puso creativo y mezcló los nombres de mi hermana mayor Nahir Betzabeth, para llamarme Naibet. Mi mamá lo completó con el nombre de una mercería que visitaba cuando era pequeña, salvo que cambió la ce de nácar por la ka de kilo -nunca se sabe qué puede ser determinante en tu vida- para llamarme Nakarina. De ese segundo nombre proviene el Naky que crearon mis amigas del colegio. Desde entonces me resultó más cómodo por su brevedad, sin embargo, mucha gente se ha encargado de modificar tanto mi nombre como mi apodo, tantas veces, que pertenezco al honorable Club de los Nombres de Arena.

¿Cómo terminaste siendo una de las periodistas que la gente más sigue en Venezuela para enterarse del acontecer político? ¿Cómo llegaste allí?

Una aclaratoria: no estudié periodismo sino Relaciones Industriales y tengo estudios en Desarrollo Organizacional y Comunicación para el Desarrollo. Comencé un blog en 2006 y aunque tenía la intención de volcar allí anécdotas y cuentos, la crisis política alcanzó todo mi mundo y en consecuencia, mi espacio de narración. Decidí hacer un correlato del poder en unos años en los que la propaganda oficial torcía cualquier dato objetivo, un ejercicio sencillo: ellos dicen esto, pero yo lo vivo así. En Venezuela pasa de todo, todo el tiempo, por lo que narrar se convirtió en un deber, con una audiencia que ha ido creciendo en el tiempo, que muchas veces no tiene la capacidad de hacer su propia curaduría sobre lo que ocurre, que perdió esos importantes espacios donde se editorializaba la realidad. La censura y la autocensura han influido de manera determinante en la información y los venezolanos hemos hecho uso de las redes para averiguar lo que va pasando.

¿Alguna anécdota feminista que compartir?

Mi tesis de grado compiló entrevistas a profundidad a 43 mujeres gerentes sobre los factores que influyeron en el desarrollo de sus carreras. Fue un trabajo descomunal y meses después comprendí que mi tutora básicamente me usó para compilar el material que serviría de base a su tesis de doctorado. Valió la pena. Eran historias diversas que convergían en la negación de masculinizar sus maneras o la renuncia al desarrollo de otras esferas (pareja, maternidad o estudios de especialización), coincidiendo en diferencias de sueldos y beneficios con respecto a sus pares masculinos, demandas más feroces de sus jefes y una paranoia constante por hacerlo “mejor que ellos”. La vanguardia tiene retos inconmensurables y la mayoría de las veces, silentes.


Preguntas Miniviews

¿Qué significa ser mujer dentro tu profesión?

A diferencia de otras esferas, en las que me muevo hay un profundo equilibrio de género, ser mujer no supone diferencias significativas.

¿Qué parte de visión femenina has aportado a tu trabajo?

La posibilidad de ir enseñando conforme aprendo, mi abuela, mi mamá y mi nana siempre se ocuparon de contarnos sus aprendizajes; la pedagogía puede ser menuda y constante.

¿Qué palabra te define?

Mestiza.

¿Qué te motiva a escribir, a comunicar?

Guardar registro del país que vamos siendo mientras volvemos a ser nación.

¿Qué te entristece?

La indiferencia, el no suceder.

¿Qué parte de tu cuerpo te seduce?

Mi piel en general, con la galaxia de pecas y lunares que hacen vida en ella.

¿Cuál fue el último libro que leíste?

Plegarias atendidas de Truman Capote, un resumen disperso de resentimientos incubados en un genio vencido por su ego.

¿Qué mujer te ha inspirado?

¡Muchas! ¡Y me encanta seguir sumando otras a esa lista!

¿Cuál ha sido un error que hoy en día agradeces?

A mi vehemencia debo tantos errores, pero los que he agradecido -después del pánico- son los ataques de ira que me han librado de tres asaltos a mano armada.

Si pudieses cambiar el mundo con una palabra, ¿cuál sería?

Entrega.

 

Para más información sobre Naky o leer sobre la situación actual de Venezuela puedes entrar su Twitter o leer su blog y empezar a seguirla.

 

————————————————>

 

Este nuevo formato de entrevistas en Culturetas se presenta bajo la colaboración gráfica de OCabrita y textos de Ariana Basciani, como plataforma para dar a conocer a mujeres que estén involucradas dentro del mundo del arte, la música, el periodismo o la literatura.

No seas egoísta, comparte:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •