Crear un alterego, dibujarlo y que la constancia se convierta en éxito. Este año Ediciones La Cúpula lanzó La pelusa de los días, un libro de viñetas ilustrado por Sole Otero.

El sueño de Sole desembarcó en España este año con la intención de dar a conocer las hazañas de Pelusa, una treinteañera, que al igual que su autora, pretende posicionar el uso del “vos argentino” y el buen sentido del humor entre los españoles y latinoamericanos.

¿Quién es Sole Otero?

Sole Otero es una ilustradora infantil, argentina, de 30 años, residente en Buenos Aires, que además de estar recibida de diseñadora textil trabaja como historietista en sus tiempos libres. Hija mayor de 4 hermanos, única mujer, conserva el sueño frustrado de tener una hermana. Sole vive con su gata, estudia idiomas, nada y hace ejercicio, saca fotos, se junta a hacer manualidades con sus amigas y le gusta mucho salir a comer y probar gustos nuevos. En este momento está trabajando en una novela gráfica y pensando ideas para otras historietas mientras dibuja libros para chicos. Le gusta bordar, tejer, y pintar, como a esas señoritas de los libros de Jane Austen, pero odia limpiar, cocina muy poco y es pésima calculando cantidades de comida y haciendo compras de productos perecederos. Si vas a su casa de visita seguro vas a encontrar que lavó muy mal los platos y que hay algo podrido en su heladera.

¿Cómo llegaste a la idea de “La pelusa de los días”?

La pelusa de los días nació en el año 2012 al llegar a la conclusión de que en vez de simplemente twittear ideas podía dibujarlas y buscarle la manera de hacerlas gráficas, una vez al día. También por otra parte es una fusión natural y espontánea entre dos historietas que hacía antes: Salita Roja y Sólo le pasa a Sole. La primera era sobre un personaje ficcional (una nena, su osito y sus compañeritos de jardín) y la segunda era completamente autobiográfica. En la primera la protagonista se encontraba con la cotidianidad de algunos problemas sociales; era una tira bastante cruda, en rojo blanco y negro. En la segunda relataba anécdotas graciosas o ridículas de mi vida de manera muy literal. Pelusa es un personaje que tiene un poco de mi autobiografía (aunque no tanto) y otro poco de esa observación de la vida y sus aspectos más crueles y graciosos. La tira está hecha en lápiz, de manera rápida y con apenas unos toques de rojo para poder dibujarla en media hora, todos los días, sin que eso me saque el tiempo de trabajar.

Ediciones La Cúpula apostó por ti para el lanzamiento en el mercado español, ¿cómo llegó tu trabajo a la editorial?

Natalia Mosquera, la editora, me encontró en internet, a través de mi blog, y me escribió un mail, preguntando por la novela gráfica que yo estaba haciendo. Le conté de Pelusa, desviando bastante la pregunta, porque el proyecto estaba armado y buscando editor hacía más de un año y a la novela gráfica recién la estaba empezando a dibujar. Por suerte les gustó y empezamos a trabajar juntos en el armado del libro.

la pelusa de los dias

¿Cómo crees que la era digital ayudó a La pelusa de los días?

Sin la era digital La pelusa de los días no existiría, primero porque partió de la idea ser un tweet dibujado, y segundo porque al no tener espacio en ningún medio editorial para hacerla diariamente, sin usar internet probablemente el proyecto hubiera muerto. La recepción y el feedback de los lectores es parte de lo que necesito para seguir dibujándola todos los días, aunque trato de no condicionarme a dibujar cosas porque le gusten al público, a no buscar la aceptación por sobre mi necesidad de expresión. (Además me sale bastante mal adivinar qué cosas van a gustar y qué cosas no) Sin embargo me resulta fundamental la respuesta de los lectores para aprender y corregir algunos detalles que no se entienden como a mí me gustarían.

Revisando el panorama argentino veo que tus viñetas plasman a un personaje menos “trastornado” que el resto de referentes de ilustradoras femeninas como Agustina Guerrero o Maitena, inclusive Malena Pichot en otro ámbito. ¿Crees que hay puntos de unión con ellas?

No estoy demasiado de acuerdo en que sea menos trastornada, es diferente el enfoque, las cosas que se cuentan y la manera de contarlas. Pelusa es insegura y muy exigente y sus inseguridades la llevan a ser una volátil y una neurótica dentro de su pequeño mundo.
Francamente veo que lo único que tenemos en común es que somos mujeres (argentinas) que hacemos humor y nuevamente me frustra encontrarme en esa intersección de conjuntos. Pertenezco a ese grupo, sin duda alguna, pero espero que algún día a las mujeres se nos compare por el estilo de humor, por la línea de trabajo, por la manera en la que vemos al mundo, que se nos compare con los hombres en vez de diferenciarnos, y que no se nos agrupe solo por ser del mismo género y tener el mismo oficio, dando por sentado que por eso hacemos lo mismo y tenemos el mismo estilo. Ojalá pronto se hable de que hablamos de vivir y no de “ser mujer” porque para cualquier mujer vivir es ser mujer, pero también es muchas cosas más.

Me identifico con mucho de lo que hacen Agustina y Malena, pienso que por algo generacional, pero somos mujeres diferentes, con distintas personalidades. En cambio cuando leo a Maitena me siento mucho más alejada,  lo que ella dibuja habla de una mujer joven de otra época.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Estoy trabajando en una novela gráfica que indaga los mecanismos de las parejas que llegan a sostener relaciones dañinas, donde hay un claro dominio de uno sobre el otro, relatándolo desde el ángulo del oprimido desde un punto de vista crítico. Quiero reflexionar sobre cuáles son los caminos que llevan a alguien a ponerse en y sostener esa posición y que situaciones se generan y como se rompen esos vínculos. Busco sacar al oprimido del lugar de víctima en el que se lo pone siempre, hacerlo responsable de sus acciones y decisiones, pero no para estigmatizarlo y defender al opresor, sino para entender que son elecciones que se pueden cambiar desde el amor propio y confianza, que son dos atributos que a muchas personas nos cuesta conseguir.
Tengo un par de ideas para después, un poco menos complicadas y serias, pero todavía están cocinándose en mi cabeza.

108_baja

Preguntas Culturetas:

¿Cómo ves a la mujer del siglo XXI?

Más independiente, más lenta para formar una familia y mas decidida para encarar una profesión. Más libre para elegir pareja. Más acelerada que las del siglo XX, llenas de celulares, hiper comunicadas y escasas de tiempo, estresadas. Si no paramos un poco vamos a reventar.

¿Qué crees que nos debemos como mujeres en este siglo?

Dejar de juzgarnos entre nosotras, apoyarnos, aprender que todas somos diferentes y aceptar esas diferencias sin calificarnos de tal o cual cosa. Nos debemos más libertad, más amor propio y menos competencia entre nosotras. Y unas buenas vacaciones y comer sin culpa.

¿Alguna mujer que te sirva de referente o inspiración?

Cualquiera que sea auténtica y haya hecho su camino sin dejarse guiar por las presiones sociales, o venciéndolas. Cualquier mujer fuerte, talentosa, curiosa, luchadora, graciosa. Tina Fey, Marjane Satrapi, Miranda July, PowerPaola, Marie Curie, Juana Azurduy, mi mamá, mi tía, mis amigas.

¿Más sexo o más amor?

Más amor. El amor le da sentido a todo. Si sexo y amor están relacionados es una decisión personal y nadie debería juzgarla. El sexo es divertido y necesario y divertido y necesario de nuevo, pero creo que se le da una importancia exacerbada en esta época. Es el valor de consumo que nos mueve y no es tan central como el marketing nos quiere hacer creer. Creo que deberíamos relajarnos un poco al respecto y concentrarnos más en ser felices y dar amor, y sobre todo en tener mucho más sexo.

Pensando en la anatomía femenina, ¿cuál es a tu parecer la parte del cuerpo que sirve perfectamente como arma de seducción?

Eso depende de la mujer. Me imagino que para una chica tetona debe ser bastante más fácil seducir con esa parte que para mí…

A mí me gustaría pestañear como Betty Boop pero no me sale.

IMG_6463 copia

¿Feminista, neofeminista o ninguna de las anteriores?

No tengo muy claro cuál es la diferencia entre feminista y neofeminista pero seguro soy una de esas dos cosas. Creo que el machismo es una construcción social que muchas personas toman como verdad -no es alguien como muchos piensan, no son los hombres, ni las mujeres- . El machismo establece que las mujeres tenemos que ser femeninas y los hombres masculinos, y que esas características no tienen que intercambiarse; que lo femenino es inferior a lo masculino, y que por lo tanto si alguien es femenino (ya sea mujer u hombre) es inferior a alguien de carácter masculino. De eso se desprenden comportamientos y acciones que nos perjudican a muchas mujeres y a algunos hombres.

Con lo que no coincido con algunas feministas (Quizás por esto soy neofeminista, no lo sé) es que no creo que para que una mujer sea fuerte libre y autosuficiente tenga que obtener o copiar características masculinas o renunciar a su feminidad (tampoco creo que hacerlo está mal en lo absoluto) sino que la lucha del feminismo y de los movimientos LGTB es cambiar la percepción que se tiene de que lo femenino es débil y peor, reivindicarlo y luchar por la libertad de todos de poder elegir ser como se nos venga en gana.

¿Algún mensaje de Sole Otero para sus compañeras de género?

Dejemos de definirnos en relación a los hombres, especialmente cuando son nuestra pareja. Somos personas completas. Necesitamos amor, pero no dependemos de nadie para obtenerlo.

No seas egoísta, comparte:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •