La brecha de género no solo es salarial, la salud es uno de los principales problemas que afecta a las mujeres en todo el mundo.

Un estudio reciente destacó que aunque se han realizado progresos para mejorar la salud de las mujeres, aún deben subsanarse ciertas “brechas críticas”. El estudio publicado en la revista médica BMJ y en el que participaron la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la ONU, destaca las áreas que deben tratarse para disminuir la brecha de género, incluyendo la salud mental y el cáncer.

Para conmemorar la semana en que las reivindicaciones de las mujeres se vuelven más visibles debido al Día Internacional de la Mujer, enumeramos seis problemas de salud que siguen afectando a las mujeres este 2018 :

Cáncer

El cáncer de seno y cervical afecta a más mujeres que cualquier otra enfermedad. Cada año, estas dos enfermedades matan alrededor de medio millón de mujeres cada una. La mayoría de las mujeres que mueren de cáncer viven en países de bajos y medianos ingresos donde los métodos de prevención son difíciles de encontrar y los niveles de conciencia son bajos.

En 2016 el diario The Independent habló con la Dra. Hania Morsi Fadl, quien abrió el Centro de Atención del Cáncer de Mama de Jartum, en la capital de Sudán. Esta es la única clínica de cáncer de mama en el cuerno de África. “Para los países en desarrollo, teniendo en cuenta nuestras costumbres y tradiciones, el cáncer es un tabú y se lo considera una sentencia de muerte” afirma Morsi.

Salud mental

Según el estudio de BMJ se afirma que el suicidio es una de las principales causas de muerte entre las mujeres de 20 a 59 años de edad en todo el mundo. Las mujeres son más propensas a experimentar depresión y ansiedad debido a las diferencias biológicas, pero también a la presión de los roles y responsabilidades de género. Por ejemplo, las mujeres que son violadas por sus parejas tienen cuatro veces más probabilidades de suicidarse que a las mujeres que no sufren ningún tipo de violación en toda su vida. La falta de servicios de salud mental, especialmente en los países de bajos ingresos, agrava esta situación.

Si pensamos en España, el 15% de la población adulta presenta algún síntoma depresivo y estos casos son el doble de frecuentes entre las mujeres que en la población masculina.

Enfermedades cardiovasculares

Las enfermedades cardíacas son una de las principales causas de muerte de mujeres en el mundo.

Las mujeres tienen tres veces más probabilidades de morir de enfermedades del corazón que de cáncer de mama, según informa el NHS. Las mujeres en los países de bajos y medianos ingresos corren con un mayor riesgo.

A pesar de las preocupantes tasas, las mujeres son menos propensas a que se les recete aspirina para prevenir un segundo ataque, recibir marcapasos sofisticados o someterse a una cirugía que potencialmente le salve sus vidas, según afirma la Federación Mundial del Corazón.

La mayoría de las mujeres desarrollan enfermedades del corazón debido a factores prevenibles como tabaquismo, colesterol alto, dieta, obesidad o diabetes.

Salud reproductiva

Muchas mujeres de todo el mundo luchan para protegerse contra las ETS, sin embargo, muchas terminan en embarazo y mueren durante el parto al no tener acceso a abortos legales seguros.

Las últimas estadísticas de la OMS de 2013 mostraron que casi 300.000 mujeres murieron durante el embarazo o el parto ese año. Y el 99% de esas muertes maternas ocurrieron en países en desarrollo. La mayoría de estas muertes podrían haberse evitado si las mujeres hubieran tenido acceso a los servicios básicos de planificación familiar.

Un informe de la OMS que evalúa la salud de las mujeres entre 1990 y 2008 encontró que uno de cada 10 embarazos en el mundo termina en un aborto inseguro. Casi todos estos ocurren en países en desarrollo, donde los abortos legales y seguros no están ampliamente disponibles. Aunado a esto si la mujer ha sufrido maltrato físico o sexual por parte de su compañero tienen más del doble de posibilidades de tener un aborto.

Las tasas más altas de aborto inseguro están en América Latina, una región predominantemente católica donde los procedimientos son restringidos o prohibidos por completo y, a medida que el virus del Zika, relacionado con el daño cerebral en los recién nacidos se propaga por la región, los expertos temen que las mujeres se vean obligadas a practicarse abortos callejeros.

VIH / SIDA

En 2014, ONU AIDS confirmó que esperaba poner fin a la epidemia de SIDA como una amenaza mundial para 2030. Esto significará ayudar a las mujeres a prevenir infectarse con el virus.

El sexo inseguro es el principal culpable de propagar la enfermedad y, la falta de educación y acceso a los servicios de salud, además de ser el género con menos poder en las relaciones sexuales, también expone a las mujeres a la enfermedad.

Las mujeres que han sufrido maltrato físico o sexual por parte de sus compañeros tienen en algunas regiones 1,5 veces más posibilidades de contraer VIH, en comparación con las mujeres que no han sufrido violencia por parte de su compañero sentimental.

La violencia contra las mujeres

La brecha de género en la salud continúa, especialmente si hablamos de violencia. Una de cada tres mujeres menores de 50 años ha sufrido violencia física o sexual por parte de un compañero, o de alguien con quien no estaban emparentadas, de acuerdo con la OMS.

Hasta el 38%  de las mujeres que son asesinadas, son asesinadas a manos de su pareja. Las sobrevivientes de tal violencia son más propensas a tener enfermedades de salud mental, duplicando la tasa de depresión, embarazos no planificados, abortos voluntarios o involuntarios que aquellas que no son abusadas.

La violencia sexual también se usa como arma de guerra.

 

No seas egoísta, comparte:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •